Buscar
  • Melina Kweller

El Mandato - Parte V (final)

Después de dejar Sistemas, “solté”. Estudiar no es “lo mío”, pensé. Quizás “lo mío” es hacer carrera en la empresa.


¿Y qué pasó? Me ofrecieron pasar a otra área donde dejaría de atender clientes y tendría horarios más flexibles (música para mis oídos), pero me avisaron que no tendría mucha posibilidad de crecer. “Bah, pequeño detalle, pensé”, así que seguí trabajando muy cómodamente -demasiado-, pegada con cemento a mi zona de confort de “resolver quilombos y hacer algún que otro reporte”.


Nunca quise liderar una reunión, ni dar un curso, ni nada que me diera protagonismo. “Yo no puedo hablar en público”.


Y así fueron pasando los años, en el medio tuve a mis dos hijos, tomándome largas licencias.


Con el tiempo, la empresa fue perdiendo clientes, mi área se fue achicando y un día, en plena -eterna- reestructuración, me tocó a mi, luego de 15 años.


Ufff… el alivio cuando volví un 16 de febrero de vacaciones y con preocupación en los ojos mi jefe me dijo que me “dejaban ir”.


Yo estaba aburrida, casi no tenía trabajo para hacer pero no me animaba a decir “me quiero ir” (cosa que otros sí hacían y negociaban su salida). Después de tantos años no me imaginaba “la vida” fuera de la compañía. No me animaba, pero intuía que era lo mejor que me podía pasar.


Y así fue, reorganicé las cosas en casa, pude contar con más tiempo para estar con mis hijos, cosa que les hizo muy bien y pocos meses después empecé a preguntarme qué me gustaría hacer con mi vida.


Entonces me anoté en Asesoramiento de Imagen, que siempre me había interesado desde el “No te lo pongas” británico. Nunca fui fanática de la moda pero me fascinaba la transformación anímica de las mujeres en cada makeover.


Hice un tibio intento de ejercer como asesora pero sentía que me faltaba algo que estaba más relacionado con “ayudar a las mujeres a que se sintieran mejor” que con la estética en sí.

Entonces di con el Coaching, y acá me tienen… buscando ayudar a las mujeres a que se sientan mejor, acompañándolas a encontrar lo que quieren para sí mismas.


Si, me habría venido genial tener a alguien como yo.... o no… Tal vez tenía que recorrer todo ese camino. ¿Cómo saberlo?


Fin



#mandato #mandatos #mandatosfamiliares #vocación #elegircarrera



0 vistas

©2019 por Melina Kweller Coach de Mujeres. Creada con Wix.com

This site was designed with the
.com
website builder. Create your website today.
Start Now