Buscar
  • Melina Kweller

El Mandato - Parte IV

En el 2000, un par de años después de dejar "Cine", entré a trabajar en una empresa de esas que contienen, tratan bien a los empleados y les pagan bien también. Me relajé un poco, disfruté de mi trabajo dando lo mejor de mi y fui una muy buena empleada, aprendiendo rápido, resolviendo temas, cumpliendo con clientes y jefes.


El Mandato había cambiado de representante. De Guatemala a Guatepeor, pero estaba en los últimos estertores… yo ya me estaba empezando (¿o terminando?) de liberar.


No sé exactamente lo que me llevó a la siguiente carrera en 2002… salvo el hecho de que yo “era buena con las computadoras”. Había aprendido varios sistemas en paralelo que se usaban en esta empresa, algunos bastante complejos y llegué a entenderlos con bastante profundidad.


Sonrío pensando que “entender rápido” cómo se usa un sistema es bien diferente de ser…


Analista de Sistemas: Si alguien encuentra un hilo conductor entre las carreras que elegí, por favor me avisa... Yo, programando… ¿Queeé? Si, lo hice. No sé cómo, no me acuerdo nada de nada, pero aprobé el primer año de una carrera que en ese momento era de tres.


De algún modo mientras cursaba entendía lo que estaba haciendo.


Mientras tanto, me ofrecieron un pequeño ascenso dentro del área donde trabajaba y yo lo rechacé porque “no tenía que ver con mi carrera”.


Pero, en fin, pasé a segundo año y cuando me encontré con que tenía que programar en otros lenguajes cosas más complejas, dejé de entender por completo, y como era de esperarse, chau carrera.


Confirmado: no es lo mismo manejarse bien con los sistemas que HACER sistemas.


Continuará...



#mandato #mandatos #mandatosfamiliares #vocación #eleccióndecarrera


0 vistas

©2019 por Melina Kweller Coach de Mujeres. Creada con Wix.com

This site was designed with the
.com
website builder. Create your website today.
Start Now